Mini Swap navideño

Para estas fechas que se acercan, tan bonitas para algunos, con luces, regalos y dulces hipercalóricos, Gemma organizó un mini swap (intercambio) entre much@s loc@s del craft y del amigurumi. (Currazo porque somos muchísimos)

Para ser sincera, me apetecía un montón apuntarme porque iba a ser mi primer intercambio y porque los regalos sorpresa me trasladan a la infancia más profunda. Pero mi miedo era que me pillara el toro, principalmente porque estoy intentando ganchillear regalos para todos los míos, o casi todos (no tengo tiempo). Pero me apunté, por supuesto.

Y ayer me llegó mi sorpresa. Mi soprendedora (Marta de Tricotoseando) me estuvo picando de una forma divertida (vía Instagram) y cada vez aumentaba mi curiosidad.

Image

Es bonito, ¿verdad? Marta es una artistaza y además de el reno, el paquete traía esas  galletas  alemanas (punto a favor) por la escapada que hice hace unos meses a Berlín. No sé ustedes, pero yo me he enamorado de mi reno, y da igual que sea Navidad o no, tiene un sitio fijo en mi escritorio.

Sobre lo que estoy haciendo yo para mi sorprendida, aún queda. Sigo trabajando como una loca, y cada día se me van ocurriendo más cosas que incluir en su paquete (no tengo remedio). Eso sí, compré una cajita de bombones para mi sorprendida, y en casa no paramos de coger algunos jajaja

PD: No me había dado cuenta de lo mucho que ha pasado desde la última entrada T_T

Anuncios

Locura

Últimamente estoy con la cabeza en cualquier lado menos donde debe y eso se nota (especialmente aquí).

Aunque mi locura o mis distracciones se deben a un par de cosas. La primera es que me he aficionado a los amigurumis gracias al curso online de Gemma, que por cierto recomiendo mucho si se quieren apuntar a alguno de ellos porque la chica se lo curra mucho (yo la quiero mucho pero soy bastante objetiva jaja) y no duden porque se le agotan las plazas en un momento. Pues eso, los amigurumis, cosa por la que he vuelto a hacer ganchillo. Pero es que también me ha dado por el punto de cruz. Y pensarán, qué hortera, esos cuadros con abecedarios y números. Pues no, a eso precisamente me niego. Odiaba esos cuadros que no tenían ni pies ni cabeza pero que tenían un abecedario con letras pomposas. Pero vi un kit en Etsy y me lancé de cabeza. Acabé el cuadrito en 2 días en los que no quería hacer otra cosa y ahí sigo. Estoy enganchada haciendo dos regalos para unos buenos regalos, uno es una bicicleta azul con una canasta de flores y el otro son los enemigos de Batman.

Lo otro que me tiene un poco ida es que últimamente me he planteado ese futuro profesional que viene después de mi título de licenciada. Y es que para los psicólogos la cosa está bastante jodida, hablando mal y para que me entiendan. Al final he decidido hacer algo que jamás pensé que haría, de esas cosas que siempre has dicho “NUNCA” y al final tienes que tragarte tus palabras. Creo que es la mejor decisión aunque a corto plazo es algo un poco tedioso. Pero el que algo quiere, algo le cuesta, y si encima es lo que quieres conseguir de verdad…

Y para terminar, hace tiempo (un montón, lo reconozco) Marian me nominó para un premio y tenía que contestar este meme:

Libro: El Psicoanalista
Una canción: More than words
Una ciudad: Nueva York
Una comida: Croquetas de pescado (no es por nada pero me salen riquísimas con la receta de mi madre)
Una bebida: Nestea
Mario o Luigi: Mario
Un color: Negro o violeta
¿Barra de labios o máscara de pestañas? No me gustan nada las máscaras de pestañas, así que una barra de labios
Una serie: Castle o cualquier sitcom
Una película: Mi vecino Totoro
Un básico en tu armario: unos vaqueros oscuros

Sobre este meme, aclarar que soy bastante variable en estas cuestiones y que quizá si lo contesto en un par de meses, es casi todo diferente 😉